Moscato, pizza y fainá: una institución porteña