La última curda… ¡pide una grappa!