Otolitos, a suerte y verdad