Pabellón de las Rosas, paraíso permitido