Profundidad, un pueblo a pulmones limpios