Proyecto Pulpería, a brazo compartido