Reja de pulpería: un límite a todo exceso