Isla del Cerrito, sin puerta de salida