Cinzano, pasión de multitudes