Rosa Mosqueta, una niña prodigio