Teatro Odeón, con pena y olvido