Salmuera, la madre de los adobos