Ñoquis del 29: suerte y tentación, de la mano de San Pantaleón