Don Segundo, ninguna Sombra