Club Hotel de la Ventana, el coloso derrotado