Tato Bores y Enrique Pinti: con la política también se puede reír