Boletos capicúas, un revés de buena suerte