Toro, torito, torazo mecánico

Diseñada para los audaces, esta máquina propone el juego de desafiar la naturaleza salvaje.

Quizá la única manera de acercarse a un toro suelto sin sentir temor, sea en su versión mecánica. Poco implementada en Argentina, esta máquina de entretener personas haciéndolas sentir gauchos por el tiempo que soporten semejante travesía. Eso sí, sin sufrir un solo rasguño. Este aparato se caracteriza por estar sujeto a un soporte con base firme y dar sacudidas impredecibles. La gracia está en la sorpresa y en el desafío físico de mantenerse encima del animal sin dejarse vencer por la gravedad y la potencia de la máquina.

Matar el tiempo sin ser vencido

Aseguran sus fanáticos que el toro mecánico fue creado en Texas, Estados Unidos, con el fin de que tanto adultos como niños pasen un momento divertido sin riesgos. Por lo general, estos aparatos están constituidos por dos motores, un comando a distancia desde el cual un operador capacitado maneja sus múltiples movimientos (tanto de giro hacia ambos lados como de galope), una colchoneta inflable sobre el piso para amortiguar las caídas y, cómo no, un clima musical que le da el marco emotivo a la situación.

¿Consejos del pulpero para montarlo?

  • La limitación que complica el momento de juego con este animal ficticio es la existencia de una única manija o “gancho” de donde aferrarse. Puede tomarse con la palma de la mano hacia arriba o hacia abajo. Si tomó, no se suba (aunque dónde estaría la diversión en esa precaución).
  • Una vez sujetado de esta forma, el usuario deberá presionar los muslos contra el cuerpo del toro (no sea tímido, hágase amigo).
  • Sostenerse con la mano no es suficiente para mantener el equilibrio (casi nada lo es).
  • Cuando el toro se sacude hacia adelante, el jinete deberá desplegar gran habilidad para generar contrapeso inclinando su torso hacia atrás, a fin de evitar la caída (balance, todo está en el balance).
  • Una postura rígida no sirve; a mayor relajación del cuerpo y firmeza sólo en las zonas clave, mayor efectividad (ya que uno está expuesto delante de extraños sobre un animal de taberna, disfrutar es casi la obligación).
  • El brazo en desuso se mantendrá en alto para lograr el balance.

Objeto de diversión

De uso frecuente en México y España, en Argentina el toro mecánico no abunda, aunque sí está presente como un entretenimiento. Si bien no es un producto de los más populares, sí ha sido es considerado -gracias al cine- un pasatiempo codiciado. Actualmente, algunos particulares los alquilan para entretener al público en fiestas y eventos tales como despedidas de solteros, casamientos, cumpleaños, aniversarios y fiestas empresariales. La única condición para evitar que se opaque el festejo: abuelos abstenerse.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • En algunos países, se acostumbra realizar concursos de toros mecánicos montados por chicas sexys, un espectáculo que el público masculino disfruta especialmente.

BIBLIOGRAFIA

  • La cultura del entretenimiento, Antonio Ambrosini, Nobuko, Buenos Aires, 2008.
  • El juego… un aprender a vivir, Susana Gamboa de Vitelleschi, Bonum, Buenos Aiers, 2009.

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin