Un hallazgo en Buenos Aires, la Pulpería Quilapán