Palacio Miró, el ilustre desaparecido