Barricas, ¡abra el grifo pulpero!