A sobra de pan, bueno es el budín