Cabo Savino, el gaucho fortinero