Casa Mínima, la historia es grande en San Telmo