Entre pechos y flautas, el champagne se fue de copas