El Oviedo

Bares porteños, es una curda su confesión