Gombrowicz, el viajero que odiaba los barcos