Horacio Pagani, el sueño del pibe