Lomito, a prueba de comisuras