Tertulias, la cocina de la independencia