Norah Borges, una creación fraterna