Postre vigilante, con la gorra puesta