Brindis, una historia a puro chin-chin