Prilidiano Pueyrredón, el caballero del retrato