Esteban de Luca, a pluma y espada

Patriota de modesta memoria, Esteban de Luca se puso la patria al hombro para defenderla a fuego y poesía. Retrato de un luchador sensible.

En el álbum de los revolucionarios patriotas, Esteban de Luca suele ser la figurita difícil. Ausente a la hora de los laureles, esos que siempre se llevan los grandes próceres, este ilustrado militar ha dado muestras de que la palabra tiene fuerza de cañón. Y allí anda su voz cantante, merodeando por las calles de San Telmo. Esas que acunaron su sueños de revolución cual melodía digna de su inagotable pluma.

De la cuna

Ya de chiquito, Esteban no se anduvo con chiquitas. Nacido en 1786, moldeó su educación en el Colegio San Carlos -actual Buenos Aires-; donde hizo migas con Manuel Dorrego y Tomás Guido, nada menos. Apenas un botón de lo que sería su vida social. Es que, como dicen, todo empieza por casa. Y así lo fue para de Luca: su residencia familiar era un verdadero polo de difusión de los acontecimientos sociales y culturales que sacudían a la ciudad de aquel entonces. Las letras y la política eran el seno de una familia que heredó de su “jefe”, el padre de la criatura, una especial sensibilidad hacia las letras y la música. Claro que la buena posición económica aportó lo suyo: tal era la “chapa” del apellido familiar que la casa resultó ser, además, un desfiladero de figuras similar al salón de Mariquita Sánchez. Hombres de la ciencia, destacadas figuras públicas, refinadas damas y distinguidos caballeros componían el público habitué del lugar.

Encendiendo la mecha

¡Vaya si habrá mamado ideales el joven Esteban! No era para menos con semejante entorno. Y tanto así lo fue que, con apenas 20 años, defendió a Buenos Aires durante las invasiones inglesas. Y no como un soldado más; sino como subteniente del 3º Batallón de Patricios. Desde entonces, las armas se colaron en su vida de letras y tertulias. Aprendió el oficio de artillero militar, destacándose en la fabricación de cañones, fusiles y pólvora. Los aires de Mayo de 1810 agudizarían su patriotismo en una verdadera escalada militar: se convirtió en Capitán del Regimiento de Infantería de América; abocándose a la causa de la Revolución. Sin embargo, de Luca tenía aún más armas que las que descansaban en la Fábrica de Armas del Estado, por cierto, bajo su entera dirección. Con el fervor patriota despertó el poeta, aquel que sería capaz de esbozar un canto nacional. Un arma de unión masiva.

Con la pluma y la palabra

“Sudamericanos/ mirad ya lucir/ de la dulce patria/ la aurora feliz” Revolución y libertad, grandeza y porvenir, unión y confraternidad. Con estas musas Esteban de Luca compone su más inolvidable creación aquí, en parte, citada. La Marcha Patriótica tuvo su público debut el 24 de noviembre de 1810 (durante los festejos por el triunfo de la batalla de Suipacha). Y, desde entonces, se adjudicó el mote de “canción oficial” hasta que la Asamblea General Constituyente aprobara el Himno Nacional de Vicente López y Planes, otro joven poeta amigo del propio De Luca. Todo un precedente supo sentar nuestro querido protagonista, quien hizo de su marcha un verdadero “hit” de la Sociedad Patriótica. Sus composiciones se multiplicaron popularmente, tanto en las voces de la población como en las líneas de los periódicos en los que supo colaborar. Allá por 1822, hasta el lujo de fundar la Sociedad Literaria se dio este inagotable patriota; aquel que entendió que su abocamiento a la causa libertadora necesitaba tanto de su lucha como de su pluma.

El epílogo

Sin embargo, a Esteban no le quedaría mucho más destino en el tintero. Corría el año 1823 cuando, ya convertido en Secretario de Valentín Gómez, participa de las tratativas para exigir la revolución pacífica de la Banda Oriental, en Río de Janeiro. Aunque la misión no tendría final feliz. En mayo de 1824, el barco en el que viajaba de Luca naufraga en las aguas del Río de La Plata, apagando su fervorosa vida más su noble causa. Nos quedan los versos de su poesía, sus ideales, las blanquecinas paredes de su casa en San Telmo (escenario de gestas memorables) y la grata chance de reflotar su memoria. Esa que, en estas líneas, ha hallado su modesto homenaje.

NO ME DIGAS!

  • La pluma de Esteban de Luca no se andaba con medias tintas. Comprometido hasta le médula con todo lo que hacía, se destacaba tanto en escritos políticos como literarios. Así, en 1823 publicó un alegato en favor de políticas que incentivaran el poblamiento del interior de la Provincia de Buenos Aires; al tiempo que tradujo obras del dramaturgo italiano Vittorio Alfieri. Muchos de los cuales fueron representados en los precarios teatros porteños.
  • Situada sobre la calle Carlos Calvo, la casa de Esteban de Luca fue anexada a un local contiguo, ubicado en la esquina de Defensa. Siendo obligación, de quien fuese que lo adquiera, mantener la estructura original de la casa.
  • Los datos originales del local de la esquina no tienen precisión alguna, aunque se cree que pudo tratarse de un almacén de ramos generales; allí situado a fines de 1700.

QUE SE YO!

  • Revista Buenos Aires nos cuenta Nº 3. Año 1982.
  • Revista Buenos Aires nos cuenta Nº 4. Año 1983.

PARA CHUSMEAR

  • Archivo

    VINO TINTO CARCASSONNE

    Valorado en 0 de 5
    Leer más

    Combinación exacta de la estructura y potencia del Cabernet Sauvignon con la dulzura de los taninos del Malbec. Un clásico Argentino siempre junto a nuestra parrilla. En los años 40 era el elegido del la familia Perón.

1
Puede reservar su mesa llamando al 4307-6288.
Lo esperamos en Defensa al 1344, San Telmo del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche.
Si es algo urgente puedes molestarme en WhatsApp. El pulpero
Powered by
Ir arriba