Boomerang Viajes visita el pulpero

Boomerang Viajes, una empresa inspirada de la Economía de Comunión (EdC) entra en la casona colonial sustentable de la pulpería.

A medida que avanzamos por la adoquinada calle Defensa en pleno barrio de San Telmo, el espíritu de las viejas pulperías se va a apoderando de su esencia y, exactamente al llegar al 1334, se hace realidad. Allí está Pulpería Quilapán, en una antigua casona restaurada que nos hace viajar en el tiempo.

Cuando en el año 2012, el francés Gregorio y la sueca Tatiana, un matrimonio que había llegado a Buenos Aires para aprender castellano, se encontraron con que ese edificio, originalmente construido en 1714, estaba en venta para un futuro proyecto

inmobiliario, no dudaron en comprarlo y conservarlo para recuperar y proteger el patrimonio histórico. Así, la casa que fue conventillo, casa de familia, tintorería, sede de la Fundación San Telmo, bar, restaurante, galería de Arte, escuela de tango y milonga, hostel, feria americana, entre otras tantas cosas, fue puesta en valor tras un arduo trabajo de investigadores y arqueólogos. Hoy, de su última estructura modificada en 1860, se conserva una pared de ladrillos y un aljibe que en su momento estuvo destinado a recolectar agua de lluvia para el consumo de la casa.

Compromiso social

Desde sus inicios, el proyecto de Grégorio y Tatiana estuvo guiado por una impronta social. Al abrir sus puertas en 2014, lo hicieron como “almacén de productos argentinos hechos por productores de distintos lugares del país” cuenta David, encargado de la pulpería y recuerda que “de a poco empezaron a ofrecer comida casera los domingos, fueron agregando más días y profesionalizándose hasta que nació la pulpería”.

En 2018 comenzaron el camino para certificar como Empresa B, logro que obtuvieron en noviembre de 2019 y da cuenta de su compromiso como emprendimiento eco-socio-cultural. Se define como un “espacio que acerca a los argentinos mediante la interacción entre el productor y el consumidor en constante intercambio de valores sociales, ecológicos y culturales”.

Entre las acciones que realizan para preservación del medio ambiente, se encuentran: termotanque solar, separación de residuos, horno solar, reciclado de aceite, biodigestor, techo verde con plantas aromáticas, agua de napa freática, recolección de agua de lluvia, ventilador ecológico a gas, 100% de las botellas de vidrios recicladas.

En cuanto a lo social y cultural, ofrecen: visitas a colegios; lugar de encuentro para jubilados; juegos tradicionales como metegol, sapo o truco. Además, dos propuestas muy atractivas de talleres: para aprender a hacer empanadas que se cocinan y comen en el lugar junto a un rico vermut, y de pintura de pingüinos para conocer la historia de este clásico objeto argentino que luego se llevan de souvenir.

 

Apto para curiosos y nostálgicos 

A cada paso, la ecléctica decoración sorprende y siempre deja algo por descubrir. Planos de la ciudad de buenos aires, una balanza, utensilios, viejos televisores, banderines, bicicletas o un carro pochoclero, son algunos de los objetos. Pero, hay dos que se destacan: una gran olla ubicada en el patio principal y el horno de barro, el más grande de Buenos Aires, donde cocinan muchos de sus platos. En su almacén de ramos generales podemos encontrar vino patero, dulces, quesos, salames, tés, pastas, productos orgánicos certificados y productos con propósito. Y, claro, que no podemos dejar de mencionar ese piano que toma vida cada vez que María Nieves, con sus 84 años, regala a los comensales las melodías típicas del folclore argentino invitando a bailar o, cuanto menos, a tararear.

Con su puerta de hierro forjado siempre abierta, la fachada colonial con carteles pulperos y una música de fondo, Pulpería Quilapán invita a pasar a quienes quieran saborear un típico plato argento como la carne de ternera orgánica, sentares a charlar a la sombra de las enredaderas del patio o, simplemente, dejarse llevar por la curiosidad como esa madre que, mientras hacíamos la entrevista, pasó solo un rato para mostrarle a sus dos hijos cómo era una pulpería.

 

En Boomerang Viajes te invitamos a que descubras Pulpería Quilapán de una manera diferente, consultanos y te contamos la propuesta: info@boomerangviajes.tur.ar

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

«Inspirados en los principios de Economía de Comunión, buscamos entonces responder a los lineamientos de un Turismo Responsable, que preserve el ambiente, revalorice las culturas locales y contribuya a la distribución económica y al desarrollo humano integral, así como la generación de un viajero consciente.» Bettina González, directora de Boomerang Viajes

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin