Cerveza Quilmes, mercado tomado

Casi una prolongación del brazo argentino, se encarnó en la cultura nacional haciéndose presente en cada mesa del país.

Creada en 1888, por un inmigrante alemán, Otto Bemberg, un apasionado de la cerveza, la cerveza Quilmes es, ante todo, un icono de la gastronomía y coctelería nacional, fuertemente ligado a nuestra identidad local. Sobre todo en lo que refiere a los códigos sociales ligados al tomar beber cerveza.

El peso de un logo acertado

Cervecería y Maltería Quilmes es una de las principales compañías productoras y comercializadoras de cerveza en Argentina. Pertenece ahora a la multinacional belga Anheuser-Busch InBev, destacada mundialmente en el rubro consumo masivo. Desde hace más de un siglo provee al mercado la bebida más socializada del país, presentándola en una botella opaca, cruzada por un logo inclinado cuyo secreto ha sido, tal vez, jamás haber cambiado su anatomía. Algunas empresas se arriesgan a modernizar sus logos, renovando la tipografía o agregando algún elemento; pero esta maltería ha afrontado el desafío de variar sus presentaciones sin alterar el logo, que ya está instituido como marca registrada y grabado a fuego en la mente del consumidor.

Sabor mental

El histórico pero vigente eslogan “El sabor del encuentro” se lanzó puertas afuera de la fábrica a partir de los años ’80, mientras que puertas adentro la consigna era bien concreta: “un buen producto es el más sólido fundamento del éxito”. Sin duda, un mensaje claro para el personal a cargo de mantener y mejorar los estándares de calidad. Y parece que funcionó. Una vez posicionada la marca mediante una campaña televisiva que “tocó la fibra” de todos los argentinos, los años ’90 estuvieron marcados por el avance constante de una empresa interesada en transmitir un mensaje claro que subiera en la cabeza de los argentinos, rápido y alto como la espuma.

¿Llevo un par de cervezas?

En un bar, un peña, una casa de familia; en la heladera del vecino, la cantina del barrio, el pic nic primaveral o el restaurante “pituco”, inadmisible sería la ausencia de esta cerveza del sur bonaerense. Muchos años han pasado desde ese 31 de octubre de 1890, fecha en la que se «tiró» el primer chopp de cerveza sobre la mesa. Ya sea en su versión clásica más elegida, la rubia, en la versión sin alcohol, amarga o stout, la Quilmes, que supo rescatar el nombre aborigen muy anterior a ella, llegó para quedarse para siempre en cada mesa con identidad nacional.

NO ME DIGAS!

  • Quilmes se interesó por crear vínculos sociales y solidarios, que fueron el sello de la compañía; en 1947 creó el Policlínico de la Cervecería.
  • A partir de los ’80, el impulso de la fábrica estuvo dado por la innovación tecnológica, dando como resultado la apertura de plantas en Corrientes, en Zárate (dedicada a producir “especialidades” cerveceras), en Tres Arroyos y en Mendoza (especializada en agua mineral).

QUE SE YO!

  • Sitio oficial de Quilmes
  • Cervezas argentinas, Rodolfo Reich y Martín Auzmendi, Editorial Albatros, Buenos Aires, 2011.

PARA CHUSMEAR

  • Archivo

    VINO TINTO CARCASSONNE

    Valorado en 0 de 5
    Leer más

    Combinación exacta de la estructura y potencia del Cabernet Sauvignon con la dulzura de los taninos del Malbec. Un clásico Argentino siempre junto a nuestra parrilla. En los años 40 era el elegido del la familia Perón.

1
Puede reservar su mesa llamando al 4307-6288.
Lo esperamos en Defensa al 1344, San Telmo del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche.
Si es algo urgente puedes molestarme en WhatsApp. El pulpero
Powered by
Ir arriba