El estaño… sabor de antaño

Una pulpería sin estaño, no es una pulpería… y no hay mas de estaño.

Se denominaba estaño a un mostrador de madera recubierto por una lámina de metal que se utilizaba en almacenes, despachos de bebidas y cantinas. El mostrador tenía un grifo largo y curvo, rematado en un pico de ave por donde salía el agua para lavar los vasos. El vino llegaba en barriles desde San Juan y Mendoza y las bebidas blancas en botellas.

Alrededor del estaño se arreglaba el país: política, deportes, estrenos teatrales, asuntos relacionados con la economía, revelaciones sobre la vida privada del que aún no había llegado a compartir una copa, o el último cuento verde.

En el estaño se cumplían dos turnos: el primero desde el atardecer hasta la cena con los trabajadores que apuraban un vermouth con fernet, más la aceituna con anchoa ensartada en un escarbadientes o los clásicos tres platitos conteniendo aceitunas, trozos de queso y papas fritas. El segundo turno se extendía hasta la madrugada y reunía a músicos, poetas y los bohemios de la noche que vivían de la caza y de la pesca.

El estañista siempre estaba de pie; pedía un vino, semillón o carlón, y se acomodaba en el borde del mostrador a la espera de un amigo  o compañero de ocasión. Perfilado, para dejar más espacio,  disfrutaba lentamente de su trago y observaba distraídamente la actividad en las mesas donde nunca se sentaba. No quería ser considerado un gil.

En el interior de estos bares, se conjugaban olores provenientes del humo del tabaco negro y de los mismos parroquianos. En las mesas tambaleantes, jugaban al truco, al tute o al mus con unas barajas mugrientas, alternando exclamaciones con tragos de alcohol, mientras toqueteaban los sucios porotos usados para marcar los tantos. Otros consumían su tiempo jugando al dominó, y armaban sobre la mesa curiosas formas geométricas.

Las clases populares de la ciudad buscaban una evasión consumiendo vino o bebidas como la ginebra, caña, grappa, hesperidina o un chopp de cerveza de barril. En general en estos boliches no se gritaba, no se hablaba fuerte y no se registraban peleas. Tener estaño era tener experiencia de vida, obtenida al frecuentar el despacho de bebidas en aquel Buenos Aires que se fue.

por Carlos Araujo

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • El estaño es bactericido.
  • El estaño se trabaja con martillo o con fundición
  • Desde 1382, se pone en Francia un «poinçoin» sobre las piezas des ‘bon aloy» que son 100% estaño.
  • Antes,el estaño de pulperia era compuesto de 60% estaño et 40% de plomo. Este aliaga se llamaba «Clair étoffe».
  • Ahora la barra en «zinc» esta hecha con 95% de estaño, 3 % de cobre y 2% antimoine.

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Abrir chat
1
¿Que tal? Estamos abierto todos los días. Puedes hacer su pedido al 4307-6288 o directamente por acá. Caminamos hasta 10 cuadras! Aguardo su llamada. El pulpero
Powered by