Fileteado, proletario

Tal como el tango, el fileteado no es argentino; es porteño e hijo de la inmigración.

A diferencia de su hermano melancólico y calavera, el fileteado no mira el pasado ni se pone sentimental. No tiene tiempo para caer en trasnochados existencialismos. Debe madrugar para ganarse el mango. Evita el pesimismo mirando hacia el porvenir y es pura esperanza. Alegre y excesivo, celebra su trabajo y apunta hacia la prosperidad.

Genéticamente, no es un arte sino un oficio. Nació en las fábricas de carrocerías, en medio de vehículos hechos para el esfuerzo, el sudor y la fatiga. Pasó su infancia sobre carros y sulkys, y se hizo mayor de edad entre camiones y colectivos.
Realizado casi siempre por encargo, su ejecución no puede darse el lujo de postergar una entrega o de perder una changa. Lleva en sí la urgencia de la tarea pendiente. Requiere de velocidad, precisión e improvisación. Es riguroso, pero práctico y exprime sus recursos. De ahí, las obsesivas simetrías de sus modelos.

Contemporáneo del Modernismo y del Art Nouveau, el fileteado es su versión arrabalera y proletaria. Repone, sin molestar, todo el lujo que no puede permitirse el diseño de una herramienta de trabajo. Sus ornamentos se inspiran en la arquitectura urbana: frisos, cenefas, capiteles; y aprende su caligrafía gótica de los letristas franceses. Siempre subordinado a un motivo principal (después de todo, su objetivo es publicitario) crea un universo sobrecargado y barroco con la falsa opulencia del oropel. Prodiga arabescos, volutas, roleos y espirales. Se empacha de colores vivos y fantasías de profundidad, recurre a figuras zoomórficas estilizadas con alto grado de conceptualización simbólica y adora la bisutería: hojas de acanto, rubíes, diamantes, cintas y pergaminos.

El mercado puso su trabajo en manos de especialistas en marketing y diseño gráfico, que actúan con frialdad pseudocientífica. El fileteado, en cambio, es zalamero por naturaleza. Sólo sabe adornar con gracias, galanterías y delicadezas los favores de la providencia.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • Una ley promulgada en 1975 prohibió el fileteado en los colectivos de la ciudad.
  • Si Discépolo dijo que el tango es un pensamiento triste que se baila, el filete es un pensamiento alegre que se pinta”, Ricardo Gómez, fileteador.

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin