La estética no descansa y crece

Cuerpo atractivo que genera verse bien: una actitud de antaño que ha ido recrudeciendo y manteniéndose con el correr de los años.

“¡Qué pinta!”, “¡Te queda de diez!”, “¡Estás hecho una pinturita!”, “¡Te queda hermoso!”
Así, con estas frases y una suma de otras que podría ser interminable se fue generando en Argentina un sentido importante de la estética que viene desde hace tiempo.

El cuidado del cuerpo y su aromatización a través del uso de cremas, maquillajes y perfumes siempre ha sido un tema candente y de gran relevancia entre las mujeres aunque podría decirse que, desde hace un tiempo, para los hombres también. La búsqueda de polvillos para el rostro, para que deslumbraran con un acabado rozagante siempre fue una misión de jovencitas que intentando saltear las imposiciones paternas, apelaban a algún mayor un poco más pícaro para obtener esos preciados maquillajes que les darían un aire un poco más altanero. Así, entre escondidas y picardías, maquillajes y perfumes se fueron imponiendo en Argentina y marcando una tendencia que hoy se mantiene y va en alza. Jóvenes desde los 15 años hasta mujeres de cualquier edad suelen encontrar en los artículos de perfumería un refugio bien sustentable para su feminidad.

Modas y más modas

Los gustos van variando y las alternativas también lo que siempre se mantiene estable es esa búsqueda del “adorno” a través de la perfumería. Hoy son tendencia uñas bien rojas y labios carmesí que hace algunos años hubieran formado parte de un baile de disfraces. Se pasó por tonos rosados, por maquillajes casi imperceptibles y del mismo modo ocurrió con los perfumes y las cremas.
Lo cierto es que hoy cada moda se ha ido ensamblando con la anterior y tanto hombres como mujeres han aprendido a elegir el modo de expresión para su cuerpo que mejor le quede. Si hay de algo de lo que no se puede dudar es del impacto social que siempre ha tenido la búsqueda de la figura agradable, la persecución de una imagen impactante y la intención de que, con el cuerpo, se deje una esquela al andar.

Cautivar e ir capturando miradas al tiempo que el cuerpo se ve nutrido y fortalecido por productos que le aportan energía y vitalidad: eso es una tendencia indudable de gran porte y permanencia.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • Los centros de estética fueron incrementándose con el correr de los años y desde hace alrededor de 5 años triplicaron su cantidad en Buenos Aires debido a la demanda según informa la cámara de comercio.

BIBLIOGRAFIA

  • Eco, Humberto, Historia de la Belleza, Editorial De Bolsillo, Madrid, 2010.

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin