Profundidad, un pueblo a pulmones limpios

¿Y si le decimos que vivir a aire puro es posible? El misionero pueblo de Profundidad tiene la receta. Pase, lea y llénese los pulmones.

Capital Provincial del Aire Puro, ese es el misionero pueblo de Profundidad desde 2018, cuando la preservación del bioma nativo no solo asomó como una necesaria apuesta al bienestar futuro; sino como un guiño a la propia historia. Sin fábricas a la vista, sin smog, humo ni demás contaminantes; profundidad camina por la senda de la sustentabilidad antes de que ningún título la comprometiera a tal. Y de allí el merecimiento. Claro está, la cosa es tarea conjunta, y conjunta resulta pues, la cosecha de tal iniciativa.

Misión profunda

La legislatura de la provincia de Misiones le puso el título, sí, pero los honores son a siembra propia. Profundidad tiene entre ceja y ceja un objetivo crucial para las generaciones futuras: el cuidado del monte nativo en detrimento del desmonte que implica la obtención del carbón vegetal como recurso. Por lo que de dar con nuevos combustibles y eliminar paulatinamente la utilización de este último va el asunto. Y, a modo de intencionado coletazo, evitar la contaminación del arroyo que atraviesa el pueblo. La ausencia de fábricas es un verdadero gol de media cancha en lo que a tal cruzada refiere, y lo cierto es que aún resta partido suficiente como para continuar inflando redes y pechos: la posibilidad de fortalecer el turismo ecológico y de salud. Porque el aire es libre. Y si es puro, mucho más. Así pues, propios y foráneos resultan bienvenidos a disfrutar de él.

Natividad bajo escudo

Cuidar, proteger, salvaguardar lo que madre natura da. Más también colaborar en su continuidad, como lo es la plantación de especies nativas en la zona. Una política a implementar, una postura y un modo de vida a adoptar. Aquel que también contempla la generación de energía alternativa, la gestión de residuos y, cómo no, la promoción en escuelas del cuidado del medio ambiente. Y vaya empujoncito ha dado la declaración del Cañadón de Profundidad como Parque Provincial… Otro reconocimiento más, sí. Más también una sentencia que va de la mano con la anterior. Y que lejos de condenar, compromete. Se trata de una zona de 20 hectáreas donde flora y fauna se conservan intactas, y donde el gran cañadón de 20 metros de alto y 200 de longitud pavonea su belleza y frescura: el arroyo que se desliza sobre él desciende a modo de copiosa cascada, como no podía ser de otro modo en la provincia de las “aguas grandes”.

¿Vio que la vida sin contaminación no es apenas una utopía? Día a día, en el pueblo de Profundidad se encarga de aseverar la más concreta realidad. Y dejando en claro que la lejanía de los grandes centros urbanos no es una condición sine qua non. Pues apenas unos 30km separan a Profundidad de Posadas, la capital de la provincia. Exactos 38km por carretera que, desmitifican, una existencia más plena y amigable con el entorno, con esa casa única que es el Planeta Tierra, no es “ver para creer”; sino más vale creer para por fin llegar a ver.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

Predestinado: el pueblo de Profundidad se fundó en agosto de 1803, precisamente en el mes del árbol. ¿Y a la sombra de quién descansa su gente? Entre otros, del Urunday, el árbol que, de puro fortachón, es capaz de soportar tempestades.

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin