Reja de pulpería: un límite a todo exceso

Un aporte a la seguridad de la pulpería con historia de la cultura y la sociedad gaucha.

Dicen que desde el lado desde el que se cuenta la historia las perspectivas pueden variar mucho y podríamos afirmar que con la funcionalidad de la reja de pulpería sucede algo semejante. Toda pulpería que se preciara de tal tenía sobre el mostrador una reja de barrotes gruesos que se presentaba como elemento de protección. Puede que se vea aún hoy alguna antigua pulpería y que no tenga justamente la característica reja. Lo cierto es que esa diferencia permitirá precisar cuál es la auténtica pulpería ciudadana de la pulpería de campiña. Es en esta última donde la reja se implementó porque los gauchos más matreros, con facón en mano solían apremiar a los pulperos y hacerlos pasar malos ratos.

¿Amigo o enemigo?

Dice la historia oficial que la reja de pulpería se instauró para que el pulpero pudiera protegerse de los gauchos malechores y de los parroquianos ebrios que tras ahogarse en el alcohol solían, entre otras cosas, revolear las jarras cerámicas donde el vino se había alojado. Sin embargo, al observar la historia de otros pulperos como la que se narra en El Martín Fierro, nos vemos obligados a pensar que la reja de pulpería podía tener también otros fines. Pulperos habilidosos, aprovechados y ladinos se daban aire de compasivos pero aprovechaban la ocasión, teniendo la reja delante de sacar un buen partido, extorsionando gauchos por las cuentas atrasadas. La reja de pulpería era el vehículo de transmisión de los más variados productos que una pulpería pudiera tener y cuando la venta se alcanzaba, engordaba la libreta del pulpero con deudas que poco honestamente luego se reclamaban y con creces.

La filosofía de la reja de pulpería

Cuando se habla de reja no se puede evitar la comparación de la reja de pulpería con los barrotes de la prisión. Era, tal vez, una advertencia muda, para que los parroquianos regularan su comportamiento y analizaran esa ausencia de libertad. O es también el sorprendente hecho de ser la marca del encuentro, del buen beber y de la compañía que toda pulpería que se preciara de tal debía ser capaz de matizar.


 

¡Ah, pulpero habilidoso!
Nada le solía faltar.
¡Ahijuna!, para tragar
Tenía un buche de ñandú;
La gente le dio en llamar
-El boliche de virtú.-
Sacaron unos sus prendas,
Que las tenían empeñadas;
Por sus deudas atrasadas
Dieron otros el dinero;
Al fin de fiesta el pulpero
Se quedó con la mascada.

Cap. IV. El gaucho Martín Fierro de José Hernández

NO ME DIGAS!

  • Una localidad de la Provincia de Buenos Aires se llama La Reja haciendo referencia a una pulpería que allí se había alojado a fines del siglo XIX, en la actual Ruta Provincial 7 y la Av. Alfonsina Storni.

QUE SE YO!

  • Pulperías. Almacenes y manjares de la Provincia de Buenos Aires. Pietro Sorba, Buenos Aires, 2010.

PARA CHUSMEAR

  • Archivo

    VINO TINTO CARCASSONNE

    Valorado en 0 de 5
    Leer más

    Combinación exacta de la estructura y potencia del Cabernet Sauvignon con la dulzura de los taninos del Malbec. Un clásico Argentino siempre junto a nuestra parrilla. En los años 40 era el elegido del la familia Perón.

1
Puede reservar su mesa llamando al 4307-6288.
Lo esperamos en Defensa al 1344, San Telmo del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche.
Si es algo urgente puedes molestarme en WhatsApp. El pulpero
Powered by
Ir arriba