Alfajor, esa dulce tentación…