Baldomero Fernández Moreno, el poeta de la calle