Casa Benoit, ¿la morada del rey?