Con guiño celestial y sin apuro ¡Llegó el coñac!