La Plata: frescura y diagonales