Gerardo Sofovich, con las botas puestas