Roberto Rodríguez Pardal, ningún vende humo