Peinetón, la moda post-revolución